Abejas y avispas: cómo protegerte de su picadura

Introducción

Las abejas y las avispas son insectos que se encuentran en todos los continentes del mundo. Aunque ambos tienen una función importante en nuestro ecosistema, es importante saber cómo protegerse de sus picaduras. En este artículo, discutiremos las diferencias entre abejas y avispas, las razones detrás de sus picaduras, cómo evitar que los nidos se formen en su propiedad, y cómo tratar una picadura.

Diferencias entre abejas y avispas

Aunque a menudo se confunden, las abejas y las avispas tienen diferencias físicas notables. Las abejas son delgadas y vellosas, mientras que las avispas tienen una cintura estrecha y no tienen pelos. Las abejas también son de color marrón o negro con rayas amarillas, mientras que las avispas son comúnmente de color amarillo y negro o negro y blanco. Además, las abejas son polinizadoras y producen miel, mientras que las avispas son depredadoras y comen otros insectos.

Por qué picotean las abejas y las avispas

Las abejas y las avispas tienden a picar cuando se sienten amenazadas. Para las abejas, su instinto natural es proteger su colonia. Si una abeja oye o siente algo que le parece peligroso, puede volar en picado hacia su objetivo. Las avispas suelen picar por la misma razón, aunque también pueden atacar si se les molesta mientras cazan.

Cómo evitar que se formen nidos de abejas y avispas en su propiedad

El primer paso para prevenir picaduras de abejas y avispas es evitar que formen nidos en su propiedad. Si ve una colonia de abejas o avispas cerca de su casa, es mejor llamar a un experto en control de plagas para que se encargue de sacarla. Los especialistas en control de plagas saben cómo quitar las colonias sin matar a los insectos. Para evitar que se formen nuevos nidos de abejas o avispas, es importante asegurarse de que no haya árboles, arbustos o cubiertas que estén dañados o necesiten reparación en su propiedad. Estos pueden convertirse en ubicaciones ideales para que construyan nidos de abejas y avispas. También es importante mantener los recipientes de comida y bebida cerrados para disuadir a las avispas de acercarse.

Cómo tratar una picadura de abeja o avispa

Si recibe una picadura de abeja, lo primero que hay que hacer es retirar el aguijón. Puede hacerlo con unas pinzas de punta y tirando suavemente. Luego, lave la zona con agua y jabón para reducir el riesgo de infección. Un sobreuso de compresas frías en la zona puede ayudar a controlar la hinchazón y reducir el dolor. En el caso de una picadura de avispa, retire el aguijón y lávese la zona. A continuación, aplique hielo en la zona afectada durante 15 a 20 minutos. Esto reducirá la hinchazón y aliviará el dolor. Si la hinchazón o el dolor no desaparecen, consulte a un médico.

Conclusiones

Las abejas y las avispas tienen una función importante en nuestro ecosistema, pero sus picaduras pueden ser dolorosas y peligrosas. Para evitar picaduras, es importante prevenir la formación de nidos en su propiedad y saber cómo tratar una picadura adecuadamente en caso de que ocurra. Recuerde siempre llamar a un experto en control de plagas si encuentra un nido de abejas o avispas en su propiedad. Con estos pasos, puede disfrutar del aire libre sin preocuparse por estas criaturas molestas.